La combinación de ataques puede ser la clave